domingo, 28 de mayo de 2017

Ruta paracaidista.

Vuelves a conducir mis deseos; siento cómo pierdo el control sobre mis dedos, que tontos, inútiles, buscan la forma de retratarte, porque saben que no pueden tocarte sobre mi cuaderno. La música ensordece mis oídos; otros tontos títeres que parece que sólo funcionan bien si estoy contigo. Me dicen que no vaya, que retroceda; que es un error volver a lo mismo. Escucho cada palabra aunque sé que las ignoraré por escucharnos aquí dentro; una vez más al unísono. ‬

‪Vuelves a pintar la carretera de mi vida, cuya primera parada es "nosotros". Y yo, bueno...hace rato que cambié versarte entre lineas por besarte sin excusas, escritos o sandeces sobre el papel que con o sin nosotros, de vez en cuando necesito.

Conduces tú en mí, pero también conmigo. Supongo que es de locos sentirme en la cima del mundo, sólo por un segundo de vida pluralizada contigo.


martes, 9 de mayo de 2017

Historia de ti.

Una vez me dijeron que la música es el ritmo que pone un corazón roto a sus mejores recuerdos.


Y hasta aquí puedo leer. Porque no puedo hablar por todos; tampoco por mi. Cada dia es una canción nueva que siento que voy a necesitar reescribir si la quiero describir.  Subes el volumen mientras escondo los acordes. Saltas frente a mi al mismo tiempo que yo siento que esta melodia dentro de mi no fluye.


Me siento torpe; como una sinfonía en medio de un concierto de ska-p ; desorientada sin saber muy bien cual es el Norte; no el de los mapas, tampoco el de las brujulas, solo mi Norte; el camino correcto, el momento perfecto para seguir adelante.


Supongo que aun no me he escuchado lo suficiente; es posible que obsesionada con encontrar la banda sonora a mis momentos mas tristes olvidase que también los hay un poco mejores; que merecen ritmo propio, gritos saltos y todo lo que esta bailarina puede ofrecer si un dia sale a la luz y abandona esta pesadumbre.


Ignore las risas que compartí con mis padres, los abrazos salvavidas que recibí de una buena amistad cuando el alcohol sobrepasaba las ganas de llamarle. Fume tantos cigarros que consumi las ganas de componer por mi y me limite a esfumarme. Realentize cada exito y pise demasiado fuerte en nombre de mis fracasos. Puse la Luna delante del Sol sin darme cuenta de cuantos ocasos estaba perdiendo por ese intento fallido de “ser yo”.


Me di cuenta tarde. Valore a quien no me valoraba y quise a quien no hacia sino debilitar mis alas. Abrí los ojos con un golpe de tiempo y no por mis caídas. Aprendi a echar de menos tarde, mal y a destiempo porque la gente dice que no hay limites ni mal momento para nada; pero eso no es cierto.


He sido una cancion de los 80 tanto tiempo que he olvidado como se baila una noche de Sabado en 2017 sin mucho mas que hacer que disfrutar el momento. He sido rap, y tu has sido cuaderno. He sido rock y aqui dentro, la guitarra sigue desafinada pero suena mas fuerte que mil truenos. Soy eso; una nota desafinada que aun no ha encontrado las fuerzas suficientes para descubrir cual es el ritmo que lleva en el pecho; y no solo en los pies; cual es su cancion. Y como se baila esta vez.


Soy todo lo que tu eres. Miedo, inseguridad, pasos atrás...el reflejo de una niña fingiendo ser mujer cuando todo lo que quiere es revivir esa inocencia que le ayudaba a volver a soñar. Soy tu, o tu eres yo, que mas da. Somos todo cuanto podemos ser (o cuanto nos atrevemos a escuchar)


Así que...dime, corazón roto con ganas de bailar; ¿a que esperas para buscarte y volver a sonar sin parar?


Puede que yo ahora no me atreva pero se que algún dia volvere a pisar la pista con mas fuerza que nunca. Mientras tanto, tu no sigas mis pasos; deja los miedos a un lado; subete el volumen y escucha tu voz por encima de este eco mundano y absurdo que llamamos mundo.


Estare encantada de encontrarnos en el camino si nos perdemos y escucharte hasta reencontrarnos de nuevo en un “me quiero”


Vamos, hazlo, sabes que puedes...y lo que es mejor, quieres hacerlo.