martes, 15 de noviembre de 2016

carta a la bailarina de zapatos rotos y corazón azul.

Me ha contado la caja de música que te has dado por vencida. Has colgado los zapatos de la razón y has optado por la huida. Me ha dicho la vida que has vuelto a creer en la palabra "suicida" y por eso estoy aquí.

Me estás abandonando otra vez...¿Ya no te acuerdas de nuestras noches a escondidas? Me rebobinabas y pausabas pero siempre acababas volviendo a mí. Abrías de nuevo la herida y seguías. Eras valiente joder ¿Qué te esta haciendo caer? Ya no escuchas a nadie. Ya no te detienes a observar el amanecer. Ya no eres la chica altavoz. Esta volviendo el silencio. La luna ya no te eclipsa, no te gusta...decides bajar la persiana y olvidar qué fuera o ahí arriba hay alguien que te cuida. 

Te estás olvidando de todo. De ti. Te estás dando por vencida y me prohíbo permitirte un minuto más así. No voy a dejarte elegirme ni una vez más triste. Voy a poner el modo aleatorio y como tú haces con todo, pasaré de ti. Voy a obligarte a escuchar la música que antes te hacía levantarte y no pararé hasta ver como la nostalgia te hace desear volver a esa época de nuevo. Vas a saltar de la cama con el corazón azul y a todo pulmón. Que ya casi ha llegado el invierno. Hablo de ti no del tiempo. Sal fuera conmigo. Deja el granizo para Enero y baila. Vuelve a bailar al son del verdadero ritmo que marcábamos antes juntas bajo la lluvia. En cualquier parte. Baila. Sin mí o conmigo. Ponte las zapatillas y vuelve a la pista que tú elijas. Pero vuelve. Te necesitas. No lo digo yo. Lo dice tu canción. Quita(me) el silencio. Da(me) al play de nuevo y vuelve a mi lado. 


Hazlo como quieras pero hazlo. No te rindas. No dejes de intentarlo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario