jueves, 20 de octubre de 2016

CHOQUE FRONTAL

No soy fuerte,
me gustaría creer que sí
ponerme la música de Leiva a todo volumen
y dejar(me) llevar para no sentir.

Tanto hundirme en el sincericidio
de tus promesas he acabado como ellas,
rota
y un poco más negra de lo normal.

He adoptado a la Luna como musa
o a la noche como estado natural. Aún no lo se.

Aún no lo se,
dejé de buscar razones para escribir
o escribir(nos)
cerré la caja de música (una vez más)
olvidando uno a uno todos los pasos
los bailes que escondía entre folios
y alguna que otra
debilidad añadida como cicatriz
emocional en todos mis cuadernos.


Me he dado un golpe contra la vida
y ella me devolvió todo con un derechazo
que no esperaba:
Tu despedida, mi partida en dos
mi nueva herida.

Un choque frontal de dos donde solo uno salió mal parado. Y una vez más, alguien fui yo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario