miércoles, 24 de agosto de 2016

Karma emocional pt I.



“Todo pasa por algo” ¿Qué es? ¿En qué momento el ser humano es tan cruel que merece pasar por fases de daño, dolor y pérdida? No creo en este refrán así como no creeré nunca en el concepto de “justicia” que la vida da a cada ser humano. Ninguna vida será perfecta, nadie buscará lo mismo pero siempre habrá una persona buena, inocente, noble e ilusa que sufrirá por las intenciones oscuras, egoístas, vacías e insensibles de otra.

Y va por vosotros, personas vacías: ¿De verdad sentís placer tratando a alguien así, haciéndole creer que es parte de vosotros, que siempre estaréis, llenando sus vacíos para después dejar uno aún más grande sin posibilidad de reconstrucción de nuevo?

¿Quién te trató tan mal para creer que hacer llorar a un niño o una mujer es divertido? ¿Quién te dijo que el insulto y la vergüenza era el mejor escudo para conocer gente y sentirte así? Te crees fuerte, superior y muy inteligente, pero te voy a decir una cosa: Quién más se cree, es quién más carece de inteligencia, medios y verdaderos apoyos cuando las cosas se ponen feas. Por interés te va a querer muchísima gente, desde tus marcas hasta tu dinero en la cuenta bancaria que dejas relucir en cada atardecer con tus “amigos” y el nivel de vida que queréis tener… De verdad, que tristeza; necesitáis vivir de una “sinceridad superficial” para seguir convenciéndoos de que alguien os quiere. Y la vida no será justa, cumplirá todos vuestros caprichos y os dará los mayores lujos, pero nunca tendréis todo…Siempre os faltará verdad, cariño real y una empatía; cosa que un fajo de billetes no podrá comprar jamás.

Es por esto que yo siempre elijo rodearme de personas imperfectas, y no de los restos de vuestras risas sarcásticas e insultos de medio pelo. Decido rodearme de personas que entienden la palabra "Karma" por su lado malo, pero también por el bueno; de esas personas que calan hondo en el corazón, y una vez que pisan... Te dejan un cráter.
De esas que son muy de pisar y de dejar huella, y como no, es imposible que no lo hagan.
De esas que hacen de ellas y de mí un enorme y maravilloso mundo: De esas reales que saben hacerte reír y llorar, que saben decirte y hacerte, de esas que saben darte dosis de cal y de arena, de esas que te calman en los peores momentos, que te hacen sentir muy feliz en otras, e incluso hacen que sienta que no estás sola y que eres importante para alguien,... De esas que no son Utopía y son verdad, de esas personas que iluminan la vida.
Y han pasado tanto, pero tanto, que hoy ellos se ven ruinas pero yo los veo como un gran castillo; de las que son Roma, Venecia, París, tus cosidos o tu pilar, y de las que tú estarías dispuesto a ser. Que son personas preciosas y esconden maravillas por dentro, su mirada sincera y el más directo, honesto y buen afecto. Las personas que no necesitan un precio y una foto llena de likes, ni comentarios para vivir el momento. Las que son felices con una canción, una conversación fluida o muchas conclusiones a veces vacías y otras llenas de sentimiento. Las personas riesgo, paracaídas, roturas, grietas y cicatrices llenas de alegrías escondidas; las personas que son protección más delgada que la piel, tan suave como la brisa pero tan fuerte como el hielo. Y yo vuelo con ellas, te ignoro a ti y a tus estúpidas marcas, te dejo a un lado con tus amigos floreros y los comentarios que no, como tu ropa, son bastante baratos. Te olvido, y para mí, pasas a mi lado como uno más desapercibido.  El "Karma" es uno mismo, y yo, me retrato en quién  estuvo ahí cuando casi me hundí, caí y me ayudó con su mano a ser precisamente eso: uno mismo. Y digo esto porque la lógica es muy cómica, ya que a veces me impresiona cómo nos dejamos llevar por nuestras propias mentiras, por los comentarios de la gente y como a su vez nos convertimos en robots programados con una realidad en la que creemos estar satisfechos.
Y sin ir más allá de ello, es cómico cómo nos dejamos engañar por culpa de todas esas personas, como vosotros, que nos llenan de falacias y vacíos materiales; no más allá de un vacío consistente y doloroso, lleno de verdades a medias y medios segundos desperdiciados por la codicia y el aparentar. Porque sí, no sois más que una cara de póquer y una máscara, sois niños llenos de miedo y temor porque vuestra vida no es lo suficientemente real como para ser verdad, y no vais más allá de ser un Paradigma o una Utopía de fin de semana.

Así que, hoy yo te digo, desde aquí abajo: "Karma, sube a tu habitación, por favor; después hablamos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario