martes, 19 de julio de 2016

Chico Grietas (pt. V y última)



Deberías sincerarte contigo mismo, sentarte a reflexionar y dejar durmiendo ese pesimismo. Deberías respirar hondo, y pensar que no todo es un cataclismo, que hay una puerta esperando por ti y te la niegas por miedo a ser tú mismo. 

Nadie duele para siempre y ninguna cicatriz es incurable con los años, crece, aprende y sigue prosperando. Que te crees que no pero la vida aún tiene lecciones que ir enseñando(te). Aprende, acepta lo que no vuelve y supera lo que te duele. Puedes hacerlo, pero sólo si realmente quieres. 

Da igual que lo llames grietas o recuerdos latentes, da igual como quieras verlo; todo está en tu mente. Sal de ahí, disfruta, diviértete. Probablemente mañana no sea distinto y tu instinto te grite que estás loco por intentar hacer algo por ti mismo pero es ahí, justo ahí, cuando debes decir "que le jodan, soy más fuerte que esto" y seguir avanzando. 

Puedes hacerlo chico grietas, 
sólo recuerda como te sientes cuando quieres intentarlo y simplemente hazlo. 

Haz feliz y permítete serlo de una vez, ya es hora ¿no crees? 
Pues ya sabes, hazlo. 


Esta es la última entrada/carta que te escribo, es tiempo de cicatrizar lo que tú mismo has dejado sangrando tanto tiempo sintiéndote débil y malherido. Es hora de que te des cuenta por ti mismo cual es el camino adecuado, es hora de que seas todo lo que piensas que la vida te ha negado. 

Sé feliz recuerdalo, puedes y debes serlo. Y quién sabe, tal vez floralmente acompañado. Porque no se tú pero yo al laurel le tengo especial aprecio porque nunca hace desprecio ni a la herida, ni al sentimiento más recio. Así que con todo esto va mi último baile y mi adiós con más aprecio. 

Haz lo mismo con tu miedo, tus inseguridades y tu pánico a los recuerdos.

Di adiós y hola a algo real y más sincero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario