lunes, 6 de junio de 2016

112: Salida de ti misma.

112: número de emergencia, salida de mil decadencias...911,112 (...) los tres dígitos que a veces necesitamos por dentro y brillan por su ausencia. Por todas las noches, por todas las mañanas que pides clemencia: por los gritos de los niños, las alegrías que para ti ayer eran una incoherencia, por lo que eras ayer y puedes ser mañana; por lo que tienes, por lo que ganas. 3 dígitos sí...3 puntos claves que hacen de una persona más amor, menos derrota y más gloria.

Y me pregunto ¿cuánto tardamos en pulsar el interruptor? no hablo del móvil, tampoco del amor; hablo de ti, tú misma y tu interior (...) joder, es que eres toda luz y sigues queriendo ser apagón ¿qué tiene el negro que el blanco no pueda hacer color?¿qué tiene un espejo y una modelo que no puedas conseguir tú? Deja de huir, buscando salidas inútiles, escribiendo para sobrevivir. Deja de no ser tú, de seguir modas y recuerda que es vivir, reir, sentir yo que sé joder. Vuelve a ti. Deja los complejos aparte y olvida los escaparates que no hacen más que romperte. Rómpelos, haz de ellos tu propia obra de arte.

Vomita los cristales rotos y grita todo lo que tengas que gritar que prometo escucharte y abrazarte todo lo que haga falta. Deja de coleccionar esos estúpidos silencios que te consumen por dentro, conviértelos en susurros al oído de alguien. Deja de creer que eres una molestia, que vas a hacer daño o que vas a romperte por intentarlo y cree en ti.

Las salidas de emergencia no sirven de nada si eres incendio, ni los salvavidas si eres naufragio, vuelve a ser tú, vuelve a sonreír porque te prometo que vale la pena. Te mereces ser feliz, por ti, por nadie más.

Así es como lo conseguirás, dejando de ser mar para empezar a ser barco (..) o capitán en vez de marinero cobarde, eres mucho más de lo que tú quieres ver, de lo que el mundo te deja ver: eres magia, joder. Es tu tiempo, tu hora y tu momento de levantarte y volver a creer.
Puedes, debes y sabes que quieres hacerlo.

Te espero al otro lado de la puerta, sin emergencias ni urgencias de corazones rotos. Te espero, con la sonrisa puesta y muchas pero que muchas ganas de volver a empezar (contigo) y por los dos.


¿Te vienes conmigo?


arth, versand0nos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario