domingo, 15 de mayo de 2016

Bailarina de vértigos.


Dejé las cosas en la taquilla, corrí de puntillas y me alejé de mí. Cerré la pista, me volví arisca y por unas horas creo que dejé de sentir (...) deseé tenerte cerca y otra vez lejos, muy lejos de aquí porque me resulta extraño sentirme fuerte si no es por ti.

Aposté por mí misma,
cambié sin pedir (ni medir)
dejando los miedos en recuerdos
y los recuerdos en baúles cerrados que hoy tampoco voy a abrir.


Me resultó extraño despertarme con este sin ti, abandoné mi seguro de chica rota y me lancé al vacío sin pensar en lo que podía venir. No te esperé pero tampoco dejé de pensar en ti, avancé pero siempre con un pie más atrasado por si un día te animabas y en un reclamo me pedías volver y tenerme aquí. No ocurrió, así que decidí caminar solo hacia adelante y fue ahí, justo entonces cuando decidiste venir y volver a sonreír(me) así, trastocando todo, rompiendo todos los esquemas y dejándome volver a salir.

Y es hoy que quiero que te quedes aquí,
que no te vayas más
seas o no para mí

que me mires así
y yo vuelva a tener miedo
o más vértigo aún (de mí)


riendo contigo,
siendo feliz por mí


Este es nuestro mejor momento, puede que sí (,..) nuestro "ni contigo ni sin ti" y el principio de un gran porvenir. Estamos mejor, somos mejor así.


¿Y sabes qué? que no por ti, solo por mí hoy he decidido sacar las piernas de la cama, abrir mi cuaderno y volver a sonreír. Poner(me) la música a todo volumen, buscar mi camiseta más vieja y salir una vez por todas de mis propias rejas.

Sin emociones, sin tentaciones
solo yo
y una de nuestras canciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario