martes, 12 de abril de 2016

Sistema educativo, caos degenerativo.



Todavía recuerdo los discursos de mis primeros profesores "estáis aquí para aprender pero también para divertiros haciéndolo" si tu pasión era abrir un libro sin saber leer o desdibujar tu alma en un folio en blanco y que solo escucharas "tu compañero lo hace mejor" Si señor, los niños nos divertíamos mucho aprendiendo.

Y así han ido pasando los años, también las generaciones y me resulta no se si tétrico pero sin duda ridículo lo que significa el concepto de educación hoy en día, ya no desde la perspectiva estudiantil sino desde la del profesorado. Ya no existen profesores por vocación en las escuelas, los que son así están camuflados de profesores particulares o ganando una miseria por dar una puta materia.  Echo de menos los profesores que entraban en clase con ganas de enseñarnos más, la sonrisa en la cara y el carácter suficiente para decir "De aquí a aquí, y no más" más mano firme y menos apatía a la hora de enseñar.

Hoy, todo lo que veo es burocracia: marionetas que se dejan llevar por llenar su cartera a final de mes y que por miedo a gritar lo que piensan, callan y callan porque el gobierno y nuestro país está reprimiendo hasta el último derecho que hacía que mereciera la pena crecer y que un profesor te hiciera ver todo lo que podías llegar a ser.

2016 señores, el año donde los niños deciden quedarse en casa durmiendo porque no conocen el verdadero derecho a la manifestación, la reivindicación de un principio que ninguno conoce mejor que tú o que yo pero que sin duda se mejor que muchos lo que a mi familia le costó poder ser lo que son.  El año donde los alumnos amenazan a los profesores a la salida y el bullying es una moda cada día más extendida sin medida de edad ni importar la posición o donde estás. En el instituto, la universidad. Da igual, el mundo se va a la mierda y es por la falta de valores y de carácter, joder.


No digo que se vuelva al sistema donde a la mínima contrariedad la opción era la violencia NO, JAMÁS pero sí un poquito más de mano moral. Pido más profesores preocupados por la sed de conocimientos de sus alumnos y su curiosidad antes que por una puta nota en un examen o su estadística después de 9 meses de cuantos aprobarán o no pasarán.

Un número de aprobados no os paga la comida, y puede que penséis que tampoco la dignidad y el orgullo propio como lo que sois: referentes de una sociedad que no hace sino obsesionarse con una calificación y decaer.

¿En qué coño pensáis cuando decís "yo enseño a (..)? no enseñáis a nada, bueno sí: a ignorar todo, a ser un vago o vivir bajo una presión sobrehumana porque sino sientes que no llegarás a nada. A ser más colegas que referentes en cuanto al ámbito que os ampara.

Educación y profesores, es hora de cambiar.

Coged vuestros libros, recordad porque muchos estáis donde estáis, qué os hizo querer llegar hasta ahí y volveros a levantar: ese pequeño grupo que os hacía sentir importantes, ese profesor que te transmitió su pasión y asi quisiste ser como él ¿lo recuerdas? más atención y principios, menos miedo y burocracia sin valores ni lugares. Puedes ser tu primera lección otra vez, tu primera clase. Hazlo joder, hazlo de una puta vez.

El mundo lo necesita, y puede (..) qué coño, yo también.



No hay comentarios:

Publicar un comentario