viernes, 22 de abril de 2016

Carta a tu inseguridad.



No sé, hoy quiero hablar de la sensación de perder a alguien aún teniéndole todos los días a tu lado, el no ser suficiente y el machacarte tú misma a diario. Creo que sabéis de que hablo, lo sé, tú también lo sientes y te está pasando.

Ayer comprendí que por más que queremos, querer no hace posible todo (...) puedes cambiar, crecer y evolucionar pero nunca dejarás de "ser" tú y es que esto te hace tan especial ¿sientes que no eres suficiente? sí, yo también rocé su limite, explotamos la bomba y aún así si mañana viene y me dice "ven joder, arreglemos este desastre" me lanzaría descalza a la pista de baile solo porque él es mi acompañante.  Lo que quiero decirte con todo esto es que donde tú sientes que tus grietas son pasos a tientas sobre una cuerda floja que tarde o temprano romperá, él o ella ve una persona frágil, alguien a quien entender y de vez en cuando ¿por qué no? también cuidar.

Que es maravilloso salvar pero todos en más de una noche necesitamos ser salvados, en esa sonrisa. Ya me entendéis, su puta risa y sus tonterías; la forma en la que te hace sentir que por él/ella mañana todo dejarías. Ese momento, ese sentimiento ¿lo ves? no eres tú solo quien está sonriendo, él esta sonriendo contigo; estás dando y recibiendo, joder deja los sentimentalismos y las canciones tristes a media tarde (..) deja de torturarte y empieza a amarte, no como te ama él porque nunca dos corazones podrán amar a la vez pero puede que más o puede que igual pero desde tu rota, imperfecta y sin duda maravillosa forma de querer.

Que no eres tonta, no eres torpe, que eres una mujer preciosa, que haces feliz a un chico destrozado, inseguro y también precioso. Que juntos sois magia y es hora de dejarlo todo.

Dejad la chaqueta de las inseguridades en la entrada,  desabrocha todos los botones de tu miedo a la soledad y ahora (..) coge su mano, es hora de bailar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario