viernes, 1 de abril de 2016

2 palabras, 8 letras y una vida contigo.






Pasear como lo hacen 2 enamorados,
descuidados
preocupados solo por quién reirá primero.



Imagino así mi vida contigo, amigo (..) concepto que pocas personas comprenderían y es que antes de ser mi pareja, mi compañero de viaje fuiste, eres y serás ante todo mi mejor amigo. La primera persona a la que llamo cuando tengo una emergencia y la que quiero que en tercera persona todos aclamen cuando hablen de mis necesidades o urgencias.

De vez en cuando necesito escribir(te) porque me es imposible describir(te) y porque quererte es un verbo que no tiene versos, palabras ni letras en el abecedario suficientes para hacer entender al mundo lo que siento por ti. No saben lo que es tu sonrisa mañanera, tus Lunes convertidos en Viernes con solo un "Buenos días pequeña" ni lo que una de tus sonrisas frente a un obstáculo me enseña. No saben lo que son tus ojeras cargadas de insomnios y risas compartidas conmigo y es que no saben, joder (..) no saben lo que es ser feliz contigo.


Ojalá nunca lo sepan porque tengo la certeza de que el secreto de la felicidad se esconde en el matiz averdosado de tus pupilas que no sé si por magia o por la vida, brillan más cuando están un poquito más cerca de mí todos los días.

Ojalá un día alguien comprenda que la distancia es un número de besos pendientes que contabilizo para cobrar uno por uno mañana y no a centímetros de ti, a mí dame milímetros, dame noches, dame recuerdos y dame todo de ti.


Dámelo todo que yo solo 1 cosa te voy a pedir:

Déjame seguir haciéndote feliz, 
hoy,
mañana 
y todo el tiempo que está por venir.


2 palabras, 8 letras y una infinidad de pruebas de que tú eres para mí.







Mi chico salvavidas, mi salida de emergencia y paracaídas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario